perros_enfermedades

Cómo Tratar a tu Perro Como un Rey

De la misma manera en que te tratan al conectarte a casino caliente, debes tratar a tu perro, es decir, como lo que es: el rey del hogar. Estos animales maravillosos merecen lo mejor y sin restricciones, por su lealtad y gratitud y, por sobre todas las cosas, por el amor incondicional que nos brindan. Deben ser tratados como verdaderas “joyas de la corona”.

Vamos a plasmar un ejemplo y no se crea, por favor, que tenemos algo en contra de las mujeres. Todo lo contrario: se trata de seres hermosos, angelicales y, sin los cuáles, los varones no podríamos vivir, al tiempo que no existiría la civilización, dado que no existiría la familia. Sin embargo, vamos a invitar al lector a que se imagine el siguiente panorama hipotético.

Resulta que vives, con tu familia (de la cual hace parte tu perro, por supuesto), en una ciudad muy caliente. Algún día, fueron los tres al hipermercado en el coche familiar, en busca de alimentos o, bien, para hacer una compra muy específica, como puede ser el caso de un electrodoméstico, un par de zapatos y demás.

¿Cuál crees que será el desenlace, cuando, por olvido/error, dejamos a la señora y al perro encerrados en el coche a una temperatura de 40-42 grados centígrados?

los-perrosResulta que, por las premuras de la vida cotidiana actual, salimos del coche camino del hipermercado y por un olvido que a cualquiera le puede suceder, los dejamos a ambos dentro del mismo y a una temperatura infernal, sin que pudieran salir porque nos llevamos las llaves con nosotros, como es apenas normal.

Al regresar de la, o las, compras que hicimos, nos encontramos con semejante sorpresa, en extremo, desagradable. Ambos están dentro del auto. Así las cosas, nos apresuramos a abrirlo a la mayor brevedad, para aliviar el calor sofocante que los está casi que matando a los dos. Surge, entonces, la “pregunta del millón: ¿cuál crees que será la reacción de cada uno de los dos?

Ella, nos recibe con una perorata más caliente y acalorada, de lo que se encontraba la temperatura del auto por dentro. La cantaleta puede durar, perfectamente, una hora u hora y media.

El perrito, en cambio, saltará y ladrará de la alegría por volvernos a ver y poco le importará, que estuvo a punto de morir de un infarto y/o de deshidratación. Girará sobre su propio eje, como queriéndonos decir: “estoy feliz porque regresaste”. Lo mismo sucede al conectarte a casino caliente: te tratarán como le lo mereces, así como te trata tu perro.